PLATAFORMA DIGITAL CANCERPROSTATA.INFO

Noticias >

Inicio > Información > Noticias

Noticias sobre Cáncer de Próstata

Latinoamérica

26/12/2015

Hombres y mujeres: ¿tenemos corazones diferentes?

Un mismo órgano, distintos comportamientos. Los corazones masculino y femenino no envejecen igual y tampoco les afecta de la misma manera el colesterol o la diabetes. Eso sí, en ambos sexos prevenir los riesgos es igual de eficaz


Aunque realiza las mismas  funciones fisiológicas, el órgano cardiaco es diferente en hombres y en mujeres.Para empezar, el corazón y las arterias son más pequeños en la mujer. Esto no se debe solo a que ellas presentan, en general, un menor tamaño corporal, sino también a una diferente configuración hormonal. 

Mientras que la testosterona -la hormona masculina- hace que las arterias y el corazón sean más grandes, la progesterona y los estrógenos -hormonas femeninas- reducen el tamaño de las arterias. Por ello, las mujeres son más propensas a sufrir trombos y otros problemas relacionados con el sistema vascular, como migrañas o enfermedades inflamatorias.

Además, como las arterias son más pequeñas, en caso de que se taponen -como ocurre en la angina de pecho o en el infarto de miocardio- es más difícil repararlas mediante una angioplastia o un bypass. Incluso algunos investigadores, como los estadounidenses Marc Gillinov y Steven Nissen, autores de una guía sobre salud cardiaca, señalan que el 30% de las mujeres que ha sufrido un ataque al corazón presentaba unas arterias con un «aspecto normal», lo que hace sospechar que la enfermedad se ha debido a un reducido fl ujo de sangre en el miocardio -denominado síndrome X- que podría estar causado por una obstrucción a nivel microvascular.

El tipo de placa que tapona las arterias y que puede provocar un ataque cardiaco es también distinto en ambos sexos. Mientras que en el hombre suele tratarse de una calcificación más dura que afecta al conjunto de las arterias coronarias, en la mujer la placa suele afectar a solo una o dos arterias y es más suave. Esto, que podría parecer una ventaja a favor de la mujer, a la larga puede resultar un problema, porque la placa se puede desplazar y causar una oclusión que derive en un ataque al corazón.

El órgano cardiaco envejece de manera diferente en el hombre y en la mujer. Así lo ha demostrado recientemente un equipo de científi cos de la Universidad John Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos. Los investigadores analizaron, durante un periodo de diez años, los corazones de 3.000 pacientes mediante resonancia magnética. La conclusión es que tanto en hombres como en mujeres el ventrículo izquierdo -el compartimento del corazón que se encarga de impulsar la sangre a la arteria aorta- reduce su tamaño con la edad, lo que hace que entre menos sangre al corazón y, por tanto, que también se bombee menos al resto del cuerpo, con el consiguiente riesgo de insufi ciencia cardiaca. Sin embargo, en los pacientes masculinos esta reducción de tamaño se debe a que, con la edad, el músculo que rodea el ventrículo se hace más grueso y más grande, con lo que hay menos espacio libre en este compartimento para acoger sangre; mientras en las mujeres, el ventrículo también ve mermada su capacidad, pero se debe a que se reduce su tamaño o se mantiene.

Los factores de riesgo cardiovascular también afectan de forma diferente a hombres y mujeres. Un nivel elevado de colesterol en sangre incrementa el riesgo de cardiopatía coronaria. Antes de la menopausia, las mujeres tienen menos niveles de colesterol y los estrógenos aumentan los niveles de colesterol HDL -el ‘bueno’-. Pero durante la menopausia, el nivel de HDL se reduce, aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular. Del mismo modo,las mujeres diabéticas tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiacas e ictus que los hombres que sufren diabetes. Por último, aunque la presión arterial -uno de los principales factores de riesgo cardiovascular- aumenta con la edad de igual manera entre hombres y mujeres, a partir de los 55 años la tasa de hipertensión es mayor en la mujer que en el hombre.

La buena noticia es  que la prevención -ejercicio y una dieta saludable- reducen estos riesgos en ambos sexos.

 

Fuente: Finanzas.com

Realizar comentario >